Jubilación Condiciones y edad legal

En Guatemala, la jubilación se maneja diferente para los empleadores públicos y privados.  Para los empleadores públicos, se aplican las siguientes regulaciones en cada plan de jubilación:

a. Voluntario (1): cuando un empleado tiene 20 años de servicio independientemente de su edad.

b. Voluntario (2): cuando un empleado llega a los 50 años y prueba que cuenta con un mínimo de 10 años de servicio.

c. Obligatorio: cuando un empleado llega a los 65 años y prueba que cuenta con un mínimo de 10 años de servicio.

Para los empleadores privados, no hay obligación de proporcionarle a los empleados un fondo privado de jubilación.  Sin perjuicio de lo anterior, el Sistema de Seguridad Social guatemalteco (el cual es obligatorio) proporciona un plan de jubilación muy básico, asistencia de salud, cuidado de maternidad en accidentes ocupacionales.  Para acceder a estos programas, el empleado y el empleador deben pagar un monto que se retiene y paga mensualmente; 4.83 del salario total lo paga el empleado y 12.67 es el monto obligatorio pagado por el empleador.

Para acceder el régimen privado de jubilación, un empleado necesita llegar a los 60 años y contribuido por 240 meses. Como balance entre ambos regímenes de jubilación, en el 2007, Guatemala aprobó la Ley del Programa de Aporte Económico del Adulto Mayor, un fondo que brinda asistencia a las personas mayores de 65 años que nunca han accedido al plan nacional de jubilación de la seguridad social.

El informe de mayo del 2018 de la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (CEPAL) subrayó la necesidad de revisar los planes de jubilación, citando la tendencia de los empleados para continuar trabajando después de alcanzar la edad legal de jubilación. Las principales razones indicadas son:

a.  Sistemas de pensión débiles que no proporcionan una suficiente cantidad para cubrir todas sus necesidades después de jubilarse.

b.  El seguro médico privado proporcionado por empresas privadas que ofrecen trabajos después de la jubilación.

c.  Falta de pensiones para respaldar las obligaciones económicas de los dependientes (como menores de edad o familiares discapacitados).

La realidad guatemalteca es que existe un régimen legal para la jubilación de la fuerza laboral, pero no es efectivo ya que los empleados tienen la necesidad de continuar trabajando. No están completamente satisfechos con la pensión de jubilación proporcionada por sus planes.

Con base en nuestro análisis y de conformidad con el procedimiento administrativo de Seguridad Social, consideramos que las siguientes son las mejores prácticas de las compañías:

a. Como empleadores, las compañías tienen las obligaciones de cumplimiento en las contribuciones de seguridad social.  El empleador es responsable de retener y pagar correctamente dichas contribuciones, por lo tanto es necesario tener un registro completo de estas obligaciones de cumplimiento.  Dichos registros serán útiles en caso de cualquier reclamo de los empleados o las autoridades de Seguridad Social.

b. Acción: Otra mejor práctica no regulada en las normas legales o administrativas es otorgar una prueba (carta)  que describa todas las contribuciones pagadas a la seguridad social durante la relación laboral.  Algunas compañías proporcionan esta prueba al terminar la relación laboral.

c. Plan: Agendar capacitaciones a todos los empleados que se acerquen a la edad de jubilación, con el fin de proporcionarles información acerca del proceso y los documentos requeridos por las autoridades de seguridad social.  Además, crear políticas internas que incluyan el proceso para fomentar la jubilación entre los empleados con la edad legal y el proceso por medio de los Directores y Recursos Humanos proporcionará una estructura corporativa para una transición saludable, incluyendo reclutamientos a tiempo para cubrir vacantes.


 

Por:
Ruby Asturias Castillo | Socia EY Law Guatemala

Mirla Tubac | Gerente EY Law Guatemala